¿Qué es el humo de tercera mano y qué daños puede causar a tu familia?

Si tienes hijos pequeños o a tu familia no le gusta el humo, probablemente acostumbres salir al patio, cochera, o cambiarte de habitación para encender tu cigarrillo y disfrutar de ese hábito que tanto te gusta. Pero, ¿has pensado que esto también puede afectar la salud de tu familia? Hoy te contaremos porqué. Hoy te contaremos porqué.

El humo de tercera mano es un concepto relativamente nuevo que se refiere a los residuos de sustancias químicas que se desprenden del cigarro, las cuales se quedan en las superficies interiores y liberan gases contaminantes. Con el tiempo, las superficies contaminadas generan una mezcla tóxica con los componentes del tabaco que provocan cáncer, por lo que representa un riesgo de salud para las personas que no fuman, principalmente los niños.

Agenda tu cita

Se han realizado diversas investigaciones sobre el humo de tercera mano, encontrando que:

  • Se queda adherido a la ropa, muebles, cortinas, paredes, alfombras, polvo y otras superficies, permaneciendo mucho tiempo después de haber fumado. Solo se elimina después de limpiar o lavar las superficies con agua y jabón.
  • No se elimina con solo abrir las ventanas, utilizar el aire de ventiladores o aire acondicionado, ni al limitar el área de fumar a una habitación de la casa; el humo de tercera mano es “tabaco invisible”, que se queda impregnado en el medio ambiente aún después de haber apagado el cigarro.
  • El humo que sale del extremo encendido del cigarro tiene una cantidad más elevada de toxinas que el inhalado por el fumador, entre las que se encuentran nicotina, alquitrán, cianuro, formaldehído, arsénico, metano, monóxido de carbono, entre otros que causan cáncer, asma, infecciones respiratorias y otros padecimientos.

Agenda tu cita

Las personas no fumadoras pueden inhalar, ingerir o tocar las sustancias químicas a través de las superficies impregnadas con humo de tercera mano, con el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Cuando los bebés, los niños, y los adultos no fumadores inhalan, ingieren o tocan sustancias impregnadas de humo de tercera mano, estas personas aumentan el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con el tabaco. Niños y bebés se encuentran en riesgo porque respiran y consumen las toxinas cuando gatean, juegan en el piso, están en los asientos del coche o incluso en los brazos de adultos cuya ropa se encuentra llena de toxinas acumuladas tanto por el humo del propio fumador, como de sus acompañantes. Los animales también están en riesgo pues las toxinas se impregnan en su pelaje o plumas, incluso su alimento y agua puede ser contaminado con este humo.

Agenda tu cita

¿Qué hacer?

Lo ideal es dejar de fumar, y si tienes familiares o pareja fumadora, pídeles que fumen afuera de tu hogar, que eviten fumar en el coche, el baño u otros lugares cerrados y donde pasen tiempo tus seres queridos (especialmente niños pequeños) y mascotas. Crear un ambiente sin humo de cigarro es la mejor forma de evitar los contaminantes que dañan tu salud y la de tu familia.

Si aún no encuentras las herramientas para dejar de fumar, en Abrahamson Center encontrarás la ayuda para problemas como calmar la ansiedad, dejar el azúcar o el tabaquismo con un método energético, de una sola sesión y con alta efectividad. Escríbenos a nuestro formulario de contacto para más información, con gusto te atenderemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *