fbpx

Piel y tabaco, una pareja incompatible

Piel y tabaco, una pareja incompatible

¿Sabías que, cuando fumas tu piel paga las consecuencias?  o que entre esos factores externos que contribuyen a que una persona aparente una edad superior a la que tiene, están la exposición solar, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

En definitiva, la herencia genética no lo es todo a la hora de valorar cómo es o cómo será nuestra piel a lo largo de la vida. 

Los expertos de la Academia Española de Dermatología de España publicaron, recientemente, que la genética solo influye en un 25% en el proceso de envejecimiento cutáneo y que las otras tres partes de responsabilidad quedan de nuestra parte. Aseguran que depende de cómo cuidemos nuestra piel en particular y nuestro organismo en general, porque, aunque el colágeno se degrada de manera natural a medida que nos hacemos mayores, lo que origina la formación de arrugas, fumar hace que esto suceda antes.

Hoy te diremos algunas de las consecuencias que tendrá tu piel cuando eres fumador. 

  • El tabaco hace que disminuyan los niveles de vitamina A, lo que produce cambios en la cantidad y calidad de colágeno y elastina. De allí que se reduce la elasticidad natural de la piel pues causa la rotura del colágeno y hace disminuir su producción. 
  • Te puede producir alteraciones en la piel tales como arrugas prematuras. Las arrugas de los fumadores son más estrechas, profundas y con contornos bien marcados. 
  • El tabaco provoca deshidratación de la piel, que aparece áspera, quebradiza e inflexible. 
  • Otro efecto cosmético directamente relacionado con el tabaco es la pigmentación amarilla que la adicción al cigarrillo provoca alrededor de los dedos.
  • Fumar también origina alteraciones en la cicatrización, dado que el humo del tabaco disminuye la oxigenación de los tejidos. A esto se suma la poca oxigenación de las células, que hace que la piel adquiera una palidez cercana al amarillo grisáceo.
  • Adicional, en cuanto a la cicatrización, la nicotina provoca una disminución de la circulación periférica. Expertos explican que el monóxido de carbono del humo compite con el oxígeno por la hemoglobina, lo que disminuye la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos periféricos. Además, aumenta la consistencia de la sangre a través de un incremento de la agregación de las plaquetas y del número de glóbulos rojos.
  • El tabaco también produce alteraciones bucales, dado que la nicotina afecta directamente a la región periodontal.
  • El alquitrán es altamente irritante para las mucosas y las encías, lo que aumenta el riesgo de gingivitis. Además, los dientes se pigmentan y muestran un color amarillento parduzco.
  • También, el calor producido en los labios por el consumo de cigarrillos o de tabaco en pipa puede originar, con el tiempo, cáncer de labio por la microagresión repetida.
  • Expertos plantean que el tabaco afecta asimismo a las zonas de la piel que no están expuestas a la radiación solar, y que el grado de envejecimiento prematuro depende de la cantidad que se fume diariamente.

Es hora de que tomes una decisión importante. Considera que dejar de fumar se nota en la piel a medio y largo plazo y que no podrás esconder que vives con una pareja incompatible que deteriora tu salud. 

Summary
Piel y tabaco, una pareja incompatible
Article Name
Piel y tabaco, una pareja incompatible
Description
Fumar tabaco afecta tanto tu piel a medio y largo plazo que prolongar esta adicción producirá que te salgan arrugas que te delatarán y aparentes más edad.
Author